Feeds:
Entradas
Comentarios

Bienvenid@s a Laraland!!!

Me llamo Mariela pero en el mundo cibernético soy más conocida como Lara (mi alterego? ;)) y espero que te diviertas o por lo menos te la pases bien leyendo mis locuras. En este blog comparto con el mundo lo que me gusta y me disgusta, mi pasión por la escritura, la música y el cine, así como cualquier idea o pensamiento loco que se me ocurra!
Ojalá te animes a conocerme un poco y disfrutar lo que tengo para compartir.
Un abrazo,
Lara🙂

Alessandro Del Piero, que firmó un contrato por dos temporadas con el Sydney, declaró que necesitaba un cambio radical y que, por este motivo, entre todas las ofertas que ha recibido, ha escogido el club australiano, aunque afirmó que su corazón siempre será “hincha del Juventus”.

En una rueda de prensa ofrecida en Turín (norte de Italia), el exdelantero del Juventus explicó así su decisión de aceptar la oferta del Sidney tras una semana de negociaciones y aseguró que esta nueva etapa se perfila como “una aventura espectacular”.

“Esta nueva empresa me suscita emociones muy fuertes y contrastadas, ya que para uno como yo que nunca había cambiado de equipo se trata de un cambio importante, lejos desde el punto de vista de los kilómetros pero cercano como filosofía y proyecto”, afirmó.

Del Piero, que tras 19 temporadas en el Juventus vio el pasado año como la dirección del equipo decidía no renovar su contrato, agregó que se embarca en esa nueva aventura con “gran emoción y con el deseo de confrontarse con una nueva realidad”

Agradeció el interés demostrado por equipos “de todas las partes del mundo” en estos meses, mientras que explicó su decisión de no fichar por otro conjunto italiano porque, subrayó, “por coherencia” dio “todo y más” por el Juventus y ahora no quería seguir jugando en Italia.

“Ha sido bonito constatar que muchos equipos, no solo en Italia, se han interesado por mí. Me hace ilusión porque, una vez más, me han demostrado lo que represento y lo que he representado”, aseveró.

Del Piero, que lo ha ganado todo con el Juventus, tenía ganas de nuevos desafíos y finalmente ha elegido llevar la clase que ha demostrado durante su larga carrera con la casaca “bianconera” a las antípodas de Italia, donde el fútbol está muy lejos de ser el deporte rey.

Por ello, la prensa italiana dedica grandes espacios a la sorprendente decisión del jugador, que se convertirá en el mejor “embajador” del “calcio” en el mundo, como titula “Gazzetta dello Sport”.

En Italia hablan de “una decisión valiente” y “difícil” pues a Del Piero le habían llegado ofertas de todo el mundo (Brasil, Emiratos Árabes, Estados Unidos), pero sobre todo de equipos europeos como el Sión, el Braga, el Olympiacos, el Celtic y, la última, del Liverpool.

Al final, sin embargo, el histórico capitán del Juventus se ha decantado por una vida sin tantas presiones en Australia, donde le han ofrecido un contrato de dos años a razón de 1,6 millones de euros por temporada.

Si en Italia lloran por la marcha de un campeón, en Australia celebran por todo lo alto la llegada de Del Piero e incluso el Sydney ya anunciaba hace unos días que habían alcanzado un acuerdo con el delantero.

El presidente del club, Scott Barlow, celebraba así la llegada del número 10: “Estoy orgulloso de anunciar que la leyenda del fútbol italiano Alessandro Del Piero ha accedido a firmar un contrato con el Sydney. Esto es lo mejor que le podría pasar al club, es muy importante para la A-League y gran noticia para el fútbol australiano”.

El club ha garantizado además todo el apoyo logístico para que el jugador pueda viajar lo antes posible acompañado de su familia y cuente con tiempo para instalarse, dado que el campeonato australiano no comienza hasta dentro de un mes.

“Pinturicchio”, como le bautizó el patrón de la Fiat y del Juventus Gianni Agnelli por sus geniales “pinceladas” con el balón, encontrará un fútbol muy diferente al que ha vivido en su larga carrera con el club de Turín.

En Australia, el fútbol profesional nació en 2005 y la primera división está formada por tan solo 10 equipos con un calendario completamente distinto al de las ligas europeas, ya que los equipos se enfrentan en tres ocasiones y hay un play off final con los cuatro mejor clasificados.

Lejos del fútbol millonario, en Australia los equipos tienen la obligación de respetar el techo salarial de 2,5 millones. Sólo un jugador por club puede salirse de este presupuesto y en este caso será Del Piero.

El exjugador italiano Benito Carbone, uno de los pioneros del “calcio” en Australia y que jugó cuatro encuentros en 2006 con el Sidney, asegura que para Del Piero “es la decisión justa”.

“Del Piero tiene clase para seguir jugando en España, Inglaterra o donde quiera, pero si quiere terminar la carrera en un lugar tranquilo y maravilloso ese es Australia”, ha dicho Carbone en declaraciones a “Gazzetta dello Sport”.

En Australia, el fútbol no despierta pasiones, pero en la capital australiana viven 50.000 italianos que estarán deseosos de llenar el Allianz Stadium para disfrutar de las pinceladas de “Pinturicchio”.

Y es que Del Piero, según un sondeo publicado por la consultora SPORT+MARKT, es el deportista en activo más querido por los italianos.

El ex capitán del Juventus consiguió el 17 por ciento de los votos, superando al nueve veces campeón mundial de motociclismo Valentino Rossi, que sumó un 8 por ciento.

Del Piero, que cumplirá 38 años en noviembre, comenzó su aventura en el Juventus, al que había llegado en 1990, un lejano 19 de septiembre de 1993, cuando marcó su primer tanto en el encuentro contra la Reggiana que acabó 4-0.

Desde ese día, sus goles han servido a su equipo para obtener once títulos a nivel nacional (cinco Serie A, una Serie B, una Copa de Italia y cuatro Supercopas de Italia) y cuatro a nivel internacional (una Liga de Campeones, una Supercopa de Europa, una Copa Intercontinental y una Copa Intertoto de la UEFA).

Fuente: espndeportes.espn.go.com

Milenio/Por: León Krauze

El Destino de AMLO

2012-07-03

Los perdedores de una elección enfrentan un trago amargo pero indispensable: aceptar que hubo alguien mejor, más hábil, más querido, más popular. Deben, en suma, administrar la frustración de la derrota. A diferencia de la costumbre reciente, en la elección del domingo fuimos testigos de varios actos de dignidad democrática. Josefina Vázquez Mota, por ejemplo, ni siquiera esperó al conteo rápido del IFE: sabedora de su fracaso, decidió borrar cualquier sombra de duda y aceptó que no contaba con el favor del electorado. Cumplió, así, con el debido proceso democrático. Lo mismo hizo Gabriel Quadri, quien aceptó su propio descalabro, que en el fondo escondía un éxito deleznable: el registro para Nueva Alianza. Todos los otros actores de la competencia estuvieron, también, a la altura: el árbitro, el presidente en funciones, el ganador de la contienda. Todos, salvo Andrés Manuel López Obrador, quien volvió a optar por postergar la normalidad democrática del país. Estaba en su legítimo derecho: después de todo, en efecto, la última palabra no la tiene el conteo rápido ni el famoso PREP. Pero uno intuye que López Obrador sabe que ha perdido. Y sabe que su derrota ha sido más clara, más inobjetable que la de 2006. ¿Por qué, entonces, no quiso demostrar altura cívica? ¿Por qué, en su discurso del domingo, tomó el camino de la dilación, recurriendo de nuevo a la retórica de la conspiración (“la realidad es otra cosa”, “tenemos otros datos”, etcétera)? ¿Por qué prefiere, de nuevo, restar legitimidad a quien lo ha derrotado antes que comenzar, desde ahora, una oposición minoritaria robusta, pero leal?

Solo el propio López Obrador sabe las respuestas. Creo, sin embargo, que ha llegado el momento de sugerirle que libere a la izquierda mexicana del grillete que implica su personalísima persecución del poder. Hace algunos meses, López Obrador me concedió una larga entrevista. Fue una buena charla; llena, para mí, de descubrimientos. Al final le pregunté al candidato cómo me recomendaría, a su debido tiempo, explicarle a mi hijo de cuatro años quién ha sido López Obrador en la vida mexicana. “Un luchador social”, me dijo, con emoción. Me explicó que, en su cálculo más íntimo, es más importante el veredicto de la historia que la conquista de un cargo público. Le creí. Sé que López Obrador ha estudiado a fondo la historia de nuestro país, en la que quisiera figurar como un hombre que enarboló ideales y principios. Es un objetivo noble. Precisamente por eso me parece que debe hacer un examen de conciencia y poner de lado sus aspiraciones electorales futuras.

Digo lo anterior como un ciudadano huérfano. Hace años, en estas mismas páginas, me declaré un hombre de izquierda. Me repugna el capitalismo en su versión más rapaz. Creo en la libertad plena de las minorías. Respaldo el derecho de los homosexuales a contraer matrimonio y adoptar, así como el de las mujeres a decidir sobre su cuerpo. Creo que el debate de la regulación de las drogas es impostergable. Soy, en suma, un votante natural de izquierda. Pero no soy lopezobradorista. Y no lo soy porque no creo que, en el fondo, López Obrador sea un hombre de conciencia liberal. Y tampoco lo soy porque he sufrido en carne propia la erupción de ponzoña verbal a la que, durante ya muchos años, nos han sometido los simpatizantes del lopezobradorismo. He visto cómo, con la venia absoluta de López Obrador, se han mancillado trayectorias cívicas e intelectuales que podrán ser cuestionadas desde una perspectiva ideológica, pero nunca desde su compromiso con un México mejor, más sano, más democrático. López Obrador nunca hizo algo para detener a los que sometieron a muchos a un abuso aberrante y cotidiano. En aquella entrevista, el candidato me explicó que toda esa virulencia, ese vómito ignorante, le parecía comprensible después de “lo que pasó en 2006”. Así, amparado en un mito, López Obrador se sentó a ver a la turba escupirle a los que, desde la reflexión honesta, estuvimos en desacuerdo con él. La agresión no me amedrenta, pero tampoco la olvido.

El futuro electoral de la izquierda ya no es Andrés Manuel López Obrador. Creo, por otro lado, que el hombre de Tabasco no debe irse a su famoso rancho; debe permanecer entre nosotros. Pero ya no debe encabezar un proyecto cuyo desenlace sean las urnas. Debe, en cambio, dedicarse a esa otra ambición: la del líder social. Si no lo hace, su lugar en la historia no solo se verá ensombrecido. Le ocurrirá algo peor: será recordado como un hombre que, en aras de la satisfacción narcisista, condenó a un país entero al encono y, peor aún, a la versión más pobre y estéril de la indignación.

Contraataque

Por Izaskun Gracia

La Primera Guerra Mundial (1914-1918), que comenzó como un enfrentamiento entre el Imperio Austrohúngaro y Serbia, pronto se convirtió en un conflicto bélico en el que participaron 32 países, que movilizó a 60 millones de soldados europeos y  produjo 10 millones de bajas (fue en su momento el más sangriento de la historia).

Entre los soldados que participaron en ella había varios poetas ingleses, como Rupert Brooke, Isaac Rosenberg, Wilfred Owen y Charles Sorley, que perdieron la vida en el frente, e Ivor Gurney y Siegfried Sassoon, que sobrevivieron y regresaron a sus hogares, como tantos otros soldados, malheridos física y/o psicológicamente.

A estos poetas, que se encargaron de plasmar en sus escritos su visión de la contienda, se les llamó war-poets o “poetas de la guerra” y entre ellos destaca Sassoon, el autor que con más crudeza criticó lo ocurrido y cuya actitud antibelicista se tradujo en la renuncia a la Cruz Militar con la que había sido condecorado (la tiró a un río) y la redacción de A soldier’s declaration, un texto que fue publicado en diversos medios y leído en el parlamento. Por todo ello fue sometido a un consejo de guerra del que pudo salvarse gracias a la ayuda de Robert Graves e Ian MacPherson (oficial y Subsecretario de Estado para la guerra, respectivamente), que alegaron que Sassoon sufría problemas mentales.

Sin embargo, publicó Contraataque en 1918, 39 poemas en los que el escritor describe el día a día en el frente, la explicación de su renuncia y rechazo a su vocación militar (El amor me llevó a rebelarme./El amor me devuelve para caminar a tientas con ellos en el infierno,/y en sus ojos torturados me yergo perdonado), la dificultad para olvidar el miedo y los horrores vividos (llegan: los sin casa, los muertos sin ruido […] fuera de la oscuridad que reúnen en torno a mi cama./Susurran en mi corazón, sus pensamientos son míos) y, consecuentemente,  la incapacidad para volver a adaptarse a la vida normal (está comprobado que los soldados no se vuelven locos/a menos que pierdan el control de los pensamientos feos/que les llevan a farfullar entre los árboles).

También critica con dureza los medios de comunicación, más preocupados por loar la grandeza de la guerra y por servir como instrumentos de propaganda que por denunciar el sinsentido y el horror del enfrentamiento o el sufrimiento de los soldados, y a los altos mandos del ejército, que vivían ajenos a la realidad mientras dirigían a los jóvenes europeos hacia la muerte desde la comodidad de sus despachos (Si fuese cruel y calvo y me faltase la respiración,/viviría en la Base con Inmorales Comandantes/y enviaría a morir al frente a héroes abatidos).

Desgraciadamente y a pesar de que la primera edición de Contraataque se publicó hace casi un siglo, las palabras de Sassoon (o Jack el Loco, como lo apodaban sus hombres) no han perdido vigencia y sirven como continua reivindicación de la razón frente a la fuerza y como cruel constatación del devastador efecto que tiene la guerra sobre el ser humano.

Siegfried L. Sassoon

1886 – 1967

11/11/11

El número once y sus análogos 11.11 tiene una simbología profunda, que hace pensar en este código, más allá de cultos y creencias: como una confidencia de la naturaleza matemática, – código programable- del tecnológico mundo en que vivimos.

El 11/11 a las 11 de la mañana fue el cese al fuego en la Primera Guerra Mundial. Este día se llamó Día de la Remembranza, “casualmente” el minuto exacto del recuerdo de los caídos en la Guerra es a las 11:11 A.M. Un evento que podría parecer casual si no se tiene en cuenta la insistencia que tiene la numerología masónica en aparecer en eventos de escala global, como si fuera puesta ahí por una elite que juega Cábala con el destino del planeta.

Varios son los factores que condujeron a la Primera Guerra Mundial, entre los más importantes se pueden citar:

a)     las rivalidades económicas, las economías de los países europeos cada vez se interrelacionaron más, luego de la segunda revolución industrial por lo que la competencia por mercados y materias primas se hizo más aguda;

b)     intereses políticos contrapuestos y alianzas entre estados, éstas hacían que cada uno de los países que componían los bloques se relacionaran de forma tal que los conflictos que tenían se encadenaron agravándose.

A comienzos de 1918, la situación era aparentemente muy favorable para las potencias centrales (Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía) por sus éxitos en el frente ruso, en el frente italiano y en los Balcanes. Intentaron entonces una ofensiva en el frente Occidental que les permitiera ganar la guerra antes de la llegada los ejércitos norteamericanos. En julio de 1918, la ofensiva alemana fue detenida por los ejércitos aliados (Portugal, Irlanda, Gran Bretaña, Francia, Italia, Serbia, Rumania, y Rusia) bajo el comando del mariscal  Ferdinand Foch. Inmediatamente, con la incorporación de un millón de norteamericanos, los aliados pasaron a la ofensiva.

Éste fue el comienzo del fin. Bulgaria capituló el 29 de septiembre de 1918, tras este hecho fueron dirigidos sucesivamente demandas de armisticio a los aliados por parte de Turquía (18 de octubre), Austria-Hungría (29 de octubre) y Alemania (6 de noviembre).

El 11 de noviembre de 1918 entró en vigencia el armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial. El Rey Jorge V de Inglaterra instauró la conmemoración de esa fecha a partir del año siguiente con el fin de recordar a los caídos en batalla. El 11 de Noviembre a las 11 AM el Reino Unido cae en un silencio total por 2 minutos desde hace 94 años. El segundo domingo del mes de Noviembre se celebra en todo el país este día de Remembranza con desfiles y actos oficiales para recordar a quienes perdieron la vida en tan terrible suceso histórico. La tradición fue asumida inicialmente por las naciones del Commowealth y eventualmente por otras naciones que sufrieron pérdidas en ese u otros conflictos armados.

Uno de los símbolos más notorios de la remembranza es la flor de amapola roja. Pequeñas amapolas adornan los pechos de los conmemorantes y se emplean para engalanar hogares, desfiles y carrozas durante la fecha. Esta costumbre tiene su origen en un breve poema que escribiera un médico de campaña canadiense durante el cruento conflicto mundial, el cual retrata la dureza de la guerra de trincheras que se libró en los campos de Flandes (Bélgica Flamenca) todos cubiertos de amapolas rojas en el fragor de la batalla. El color rojo de estas hermosas flores no podía ser más apropiado, porque representa justamente el derramamiento de sangre que tuvo lugar en esa guerra inhumana.

Lo curioso del asunto es que a propósito de la participación inglesa en Iraq, recientemente ha estado cobrando fuerza en Inglaterra una versión alternativa de esta conmemoración, cuyo origen se remonta ya al año 1933, en la que los participantes emplean una amapola blanca como señal de paz, en el convencimiento de que no basta recordar a los soldados caídos sino que hay que mirar hacia el futuro y luchar por una paz duradera y por el fin de las guerras entre hermanos.

A continuación el poema de John McCrae en inglés y español:

In Flanders Fields
John McCrae, 1915

In Flanders fields the poppies blow
Between the crosses, row on row,
That mark our place; and in the sky
The larks, still bravely singing, fly
Scarce heard amid the guns below.

We are the Dead. Short days ago
We lived, felt dawn, saw sunset glow,
Loved, and were loved, and now we lie
In Flanders fields.

Take up our quarrel with the foe:
To you from failing hands we throw
The torch; be yours to hold it high.
If ye break faith with us who die
We shall not sleep, though poppies grow
In Flanders fields.

En campos de Flandes
John McCrae, 1915

En campos de Flandes las amapolas se funden
Entre las cruces, hilera a hilera,
Es la marca de nuestro sitio; y en el cielo
Las alondras, lanzando aún su valiente grito, vuelan
Sin que nadie las sienta aquí entre los cañones.

Muertos estamos. Días antes
Vivimos, sentimos, vimos crepúsculos rojizos,
Amamos y fuimos amados, y ahora reposamos
En tierra flamenca.

Retomemos nuestra lucha con el enemigo:
De nuestras inertes manos te lanzamos la antorcha;
Es ahora tu tarea mantenerla bien alta.
Si nos traicionas a nosotros que dimos la vida,
Nunca descansaremos, aunque las amapolas crezcan
En los campos de Flandes.

Dejo aquí el link al post publicado en el 2005 cuando me tocó experimentar esta fecha en Londres y donde cito mi poema favorito de uno de los reconocidos “Poetas de Guerra” Siegfried L. Sassoon, Aftermath.

Carta a mi Padre

Dios tiene diversas maneras de manifestarse en nuestras vidas…

Lo hace a través  del viento, de la lluvia, a través del canto de un pájaro, a través de la sonrisa de un niño, a través de los rayos del sol, de la luna y en el brillar de las estrellas. Pero también lo hace a través de sus ángeles. Seres maravillosos que nos acompañan a lo largo de nuestras vidas. Seres que nos brindan amor, apoyo, protección, consuelo y muchas veces son nuestra guía en caminos difíciles, cuando encontramos en nuestros corazones el valor para permitirnos escucharles.

Los ángeles de Dios no siempre llevan alas, no siempre lucen como modelos de Burberry o Channel o están perfectamente peinados luciendo una melena a la Lorenzo Lamas y sin arrugas en el rostro, aunque a veces se inyecten botox y digan que no sabían que era lo que se estaban poniendo, no siempre están sonrientes y despiertos, ni tampoco cargan siempre un arpa, arcos o espadas.

No toda la gente tiene la virtud de ver o percibir a estos seres hermosos, pero quienes se lo permiten, saben que no habría manera de poder olvidarles.

Yo, gracias a Dios, cuento con esta virtud y cuento, además,  con un extraordinario ángel en casa y en mi vida.

Un ángel, que aunque él se proclame idéntico a Mel Gibson, yo le agradezco que no sea ni alcohólico, ni violento sino amoroso y feliz. Que a pesar que no cuente con dos pedazos de cielo como ojos cuenta a cambio con un par de pedacitos de chocolate Hershey’s con leche, mi favorito.

Un ángel que no tiene alas sino una hermosa Ford Lobo azul con 4 llantas súper poderosas. ¿Quién necesita alas con esa máquina?

Un ángel que se duerme donde se sienta cómodo, o incómodo. El caso es que siempre está durmiéndose! Pero que si le necesito, se despierta y está ahí para asistirme, aun así sea con un ojo abierto y el otro cerrado.

Un ángel que puede sentarse por horas a ver el beisbol con alguno de sus compadres o simplemente ver conmigo la misma película millones de veces y disfrutar de las mismas escenas vistas en tantas ocasiones como si fuera la primera vez que las estuviésemos viendo… Te suena Corazón Valiente? O Duro de Matar? Qué tal Gladiador? O que a mitad de la noche me lleve a su oficina a ver algún partido del mundial futbol porque no podía verlo en la casa y además le vaya siempre al equipo contrario solo para hacerme enojar ya que como siempre dice “¿Qué chiste si ambos le vamos al mismo?”

Un ángel que tiene un corazón tan grande, tan grande, que no podría medirse. Pero que en ese enorme corazón alberga los sentimientos más bellos y profundos para la gente que lo rodea. Sentimientos que le permiten muchas veces ponerse por un momento en los zapatos de otra persona y hacer lo que esté en sus manos para “simplemente ayudar” como siempre dice.

Un ángel que ha sido papá y amigo para mis amigos y amigas quienes ahora se han convertido en hijos y amigos en diversos lugares como Estados Unidos, la Argentina y México, pero que a pesar de la distancia te recuerdan, te quieren y agradecen porque simplemente tocaste sus vidas y dejaste una huella imborrable.

Un ángel que jamás me cortó las alas. Que jamás me cerró la puerta sino al contrario, me dejó volar y llegar a lugares que solo albergaba en mi imaginación cuando era niña. Lugares y culturas que me apasionan y que solo experimentaba cuando veíamos nuestras películas favoritas millones de veces. Es gracias a él que ahora puedo jactarme de decir que me he embarrado en el lodo escocés sobre el que peleó William Wallace en “Corazón Valiente”, que he caminado por las calles de Nueva York o Los Angeles como caminó John McLane en “Duro de Matar”, que me he maravillado con la acústica y la arquitectura del coliseo en Roma como Maximus Decimus Meredius en “Gladiador”. 

Un ángel que me ha demostrado que no son necesarios los lazos de sangre para brindar o sentir cariño. Que este se da libremente a las personas y cuando es recíproco es simplemente fantástico.

Un ángel al que podría escribirle cientos de hojas listando sus virtudes y bondades, pero que ante mis ojos las reduzco a una sola. Amor.

Un ángel que brilla y se transforma al recibir una sonrisa de su nieto que lo adora a más no poder y que conmigo comparte un gusto enorme por el aroma a Lavanda, tanto como para a veces robarse mis jabones o fragancias!

Un ángel que además trae staff. Otro angelito lleno de energía incalculable, de una vitalidad sin límite, con don de mando y, porque no, ¡don de palabra! Mi hermosa Madre es su ángel asistente. Un ser lleno de amor, luz y fuerza inquebrantable.

Hoy me permito presentarles a este ser fabuloso. Alguien sin igual. Hombre, Hijo, Hermano, Esposo, Padre, Abuelo, Tío y Amigo entre otras cosas.

¿Cuál es su nombre? Responde a varios: Inge, Compadre, Tolete, Madariaga, Chito, Luisito El Peliboso, el otro abuelo, Luisiño, Nené, don Luis, y recientemente, Papo… pero para mí es y siempre será: Papa, Papi, Papito, sin olvidar que en el Facebook es mi ya famoso, Papiringo.

Cada día, pero en especial hoy, que es tu cumpleaños, le agradezco a Dios y a la Virgen, haberme dado el Padre tan maravilloso que me han concedido. Les agradezco haberme permitido contar con esta fantástica virtud de poder apreciar al ángel que me ha acompañado siempre a lo largo de mi existencia. Ese ser extraordinario que me ha llenado de cuidados, cariño y protección. Que ha sabido ser fuerte conmigo cuando ha tenido que serlo para demostrarme que debía enderezar mi camino para convertirme en la mujer que, hoy por hoy, soy.

Gracias Papito por estar siempre conmigo.

Gracias por ser quien eres.

Gracias por iluminar mi vida.

Gracias por ser mi ángel.

Pero, más que nada Papito,

¡Gracias por amarme!

 

¡Feliz Cumpleaños Papá!

Tu hija que te ama,

 Mariela

 

Cancun Quintana Roo a 06 de Noviembre del 2011.

Los Tres Arboles

Había una vez tres árboles en una colina de un bosque. 
Hablaban acerca de sus sueños y esperanzas. 

El primero dijo: “Algún día seré un cofre de tesoros. Estaré lleno de oro, plata y piedras preciosas. Estaré decorado con labrados artísticos y tallados finos; todos verán mi belleza”. 
El segundo árbol dijo, “Algún día seré una poderosa embarcación. Llevare los más grandes reyes y reinas a través de los océanos, e iré a todos los rincones del mundo. 
Todos se sentirán seguros por mi fortaleza, fuerza y mi poderoso casco” 

Finalmente el tercer árbol dijo: ” Yo quiero crecer para ser el más recto y grande de todos los árboles en el bosque. La gente me vera en la cima de la colina, mirara mis poderosas ramas y pensaran en el Dios de los cielos, y cuan cerca estoy de alcanzarlo. seré el mas grande árbol de todos los tiempos y la gente siempre me recordara” 
Después de unos años de que los árboles oraban para que sus sueños se convirtieran en realidad, un grupo de leñadores vino donde estaban los árboles. 
Cuando uno vio al primer árbol dijo: 
“Este parece un árbol fuerte, creo que podría vender su madera a un carpintero”, y comenzó a cortarlo. 
El árbol estaba muy feliz debido a que sabía que el carpintero podría convertirlo en un cofre para tesoros. 

El otro leñador dijo mientras observaba al segundo árbol: “Parece un árbol fuerte, creo que lo podré vender al carpintero del puerto”. 
El segundo árbol se puso muy feliz porque sabía que estaba en camino a convertirse en una poderosa embarcación” 
El ultimo leñador se acerco al tercer árbol; este estaba muy asustado, pues sabía que si lo cortaban, su sueño nunca se volvería realidad. 
El leñador dijo entonces: “No necesito nada especial del árbol que corte, así que tomare este”. 

Y corto al tercer árbol. 
Cuando el primer árbol llego donde el carpintero, fue convertido en un cajón de comida para animales, y fue puesto en un portal y llenado con paja. Se sintió muy mal, pues eso no era por lo que tanto había orado. 
El segundo árbol fue cortado y convertido en una pequeña balsa de pesca, ni siquiera lo suficientemente grande para navegar en el mar, y fue puesto en un lago. Y vio como sus sueños de ser una gran embarcación cargando reyes había llegado a su final. 
El tercer árbol fue cortado en largas y pesadas tablas y dejado en la oscuridad de una bodega. 
Años más tarde, los árboles olvidaron sus sueños esperanzas por las que tanto habían orado. 
Entonces un día un hombre y una mujer llegaron al 
portal. 
Ella dio a luz un niño, y lo coloco en la paja que había dentro del cajón en que fue transformado el primer árbol. 

El hombre deseaba haber podido tener una cuna para su bebe, pero este cajón debería serlo. 
El árbol sintió la importancia de este acontecimiento y supo que había contenido el más grande tesoro de la historia. 

Años más tarde, un grupo de hombres entraron en la balsa en la cual habían convertido al segundo árbol. Uno de ellos estaba cansado y se durmió en la barca. Mientras ellos estaban en el agua una gran tormenta se desato y el árbol pensó que no sería lo suficientemente fuerte para salvar a los hombres. 
Los hombres despertaron al que dormía, este se levanto y dijo con voz potente:” ¡Calma! Quédate quieto!”, y la tormenta y las olas se detuvieron. 
En ese momento el segundo árbol se dio cuenta de que había llevado al Rey de Reyes y Señor de Señores. 

Finalmente, un tiempo después alguien vino y tomo al tercer árbol convertido en tablas. 
Fue cargado por las calles al mismo tiempo que la gente escupía, insultaba y golpeaba al Hombre que lo cargaba. 

Se detuvieron en una pequeña colina y el Hombre fue clavado al árbol y levantado para morir en la cima de la colina. 
Cuando llego el domingo, el tercer árbol se dio cuenta de que el fue lo suficientemente fuerte para permanecer erguido en la Cima de la colina, y estar tan cerca de Dios como nunca, porque Jesús había sido crucificado en el. Y desde ese momento, la gente siempre lo iba a recordar. 

Moraleja de esta historia es

Cuando parece que las cosas no van de acuerdo a tus planes, debes saber que siempre Dios tiene un plan para ti.. 
Si pones tu confianza en El, te dará grandes regalos a su tiempo. 

Recuerda que cada árbol obtuvo lo que pidió, solo que no en la forma en que pensaban. 
No siempre sabemos lo que Dios planea para nosotros, solo sabemos que: 

Sus caminos muchas veces no son nuestros caminos pero… piensa que sus caminos siempre son los mejores!

Solo tenemos el presente…

Algo para meditar:

En vida, hermano, en vida

Si quieres hacer feliz
a alguien que quieras mucho…
díselo hoy, sé muy bueno
en vida, hermano, en vida…

No esperes a que se mueran
¿si deseas dar una flor?
mándalas hoy con amor
en vida, hermano, en vida…

Si deseas decir “te quiero”
a la gente de tu casa
al amigo cerca o lejos
en vida, hermano, en vida…

No esperes a que se muera
la gente para quererla
y hacerle sentir tu afecto
en vida, hermano, en vida…

Tú serás muy venturoso
si aprender a hacer felices,
a todos los que conozcas
en vida, hermano, en vida…

Nunca visites panteones,
ni llenes tumbas de flores,
llena de amor corazones,
en vida, hermano, en vida…

Ana María Rabatté

Por eso cada vez que te digo te quiero, te entrego un pedacito de mi corazón, aunque no parezcas percibirlo… o prefieras ignorarlo… Te quiero y te querré hasta el último de mis días…

Excelente día a todos!

Lara

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.